El mobiliario urbano de los futbolistas catalanes

mobiliario urbano futbolistas

Cada vez es más frecuente que en las ciudades se halle mobiliario urbano con carácter deportivo. Sus inicios se encuentran en los parques infantiles: al poner columpios para que los niños y niñas se entretuvieran, poco a poco se fueron dando cuenta de que también era necesario crear infraestructuras similares para personas adultas.

Fue así cuando nos empezamos a encontrar espacios de fitness en parques urbanos: barras para hacer ejercicio, indicadores de kilometraje, facilitadores para realizar flexiones y abdominales, etc. De hecho, son ya muchas las ciudades que cuentan con este tipo de equipamientos para sus ciudadanos.

Poco después llegaron los servicios para jóvenes y adolescentes, siendo los denominados “skate-parks” los más solicitados en los plenos municipales. Estos espacios constan de varias rampas para poder hacer piruetas con los patines o el monopatín.

Mobiliario urbano para futbolistas

Cada sector, pues, ha ido encontrando un poco su lugar en lo que a muebles se refiere. Y los futbolistas, también. En Catalunya encontramos cada vez más parques con equipamiento para ejercer el deporte rey. Normalmente lo más habitual es poner dos porterías, mayor parte de las veces sin red (lo que abarata el coste para el municipio pero no impide la práctica deportiva).

¿Qué se debe tener en cuenta?

  • La portería debe tener medidas reglamentarias. Si es más grande o más pequeña dificultaría bastante el poder jugar en plenas condiciones. Lo mismo pasaría si pusiéramos canastas de baloncesto más bajas o más altas de lo normal.
  • Las medidas del campo pueden variar de forma proporcional. No siempre es fácil encontrar un terreno libre para poder poner un campo de futbol. Mientras mantenga la proporción ya servirá.

Es importante también que se tenga en cuenta la ubicación, puesto que lo ideal es que se mantenga lo más cerca del centro posible. Tampoco se deben olvidar algunos detalles: si bien es imposible que se monten vestidores (puesto que ya se convertiría en un equipamiento municipal y se basaría en un tipo de legislación concreta) si que estaría bien que se ponga por ejemplo una fuente de agua cerca del campo.

El detalle de la fuente es también importante en los casos mencionados al principio, como por ejemplo los espacios de fitness urbano o los parques infantiles. En ciudades como Barcelona es muy habitual encontrar fuentes cada tres o cuatro calles.