Futbolistas gays: escondidos pero existentes

futbolistas gays

Hay algo que siempre ha llamado la atención en el mundo del fútbol, y es la supuesta poca probabilidad de encontrar homosexuales en la liga española. No son pocos los que buscan xxx gay en Internet pero luego lo niegan. Los futbolistas homosexuales existen, son una realidad y es el momento de que salgan, den la cara y nos muestren que otra realidad es posible en todo el mundo.

Futbol y mundo gay

Hay dos tipos de futbolistas: los heteros y los homosexuales, pero quizá la realidad sea bastante diferente a eso.

Por un lado podemos encontrar a los futbolistas heteros. Les encanta presumir de mujer, disfrutan con ella de un sexo potente e incluso se les puede acabar filtrando un vídeo sexual en el que mantienen relaciones sexuales con una o varias mujeres. Este tipo de futbolista poco tiene que ver con los homosexuales, aunque dentro de esta categoría podemos encontrar a los que respetan a los homosexuales y a los que se muestran más homófobos. De hecho, los homófobos pueden serlo por incultura o porque realmente esconden algo más y entran dentro de la siguiente categoría.

Las futbolistas homosexuales son de muchos tipos. Qué extraño, dirás, si apenas conocemos a ninguno. La liga española es muy homófoba, y por mucho que equipos como el Futbol Club Barcelona luchen contra la homofobia, es un hecho que ni uno solo de los jugadores de la primera división española, con cientos de ellos, haya reconocido en alguna ocasión su homosexualidad.

La homofobia está latente en los campos de fútbol. Los insultos están a la orden del día a la hora de criticar al equipo rival. También existen muchísimos casos de xenofobia, muy inculta ya que insultan a jugadores por el color de su piel cuando en su propio equipo también cuentan con jugadores de otras razas. Un ejemplo de lucha contra la xenofobia la dio el jugador Dani Alves, que ante el insulto de recibir un plátano lanzado desde la grada, insinuando que como es de raza negra es un mono, cogió el plátano y se lo comió. Una actitud desafiante que mostró que la xenofobia solo se puede eliminar ignorándola por completo. Lo mismo sucede con la homofobia, pero aún no se ha dado el caso de que un jugador de fútbol decida salir del armario. Ni siquiera han existido pilladas en hoteles, o hombres que salga a decir que se han acostado con un futbolista de primera división. Está claro que la LFP no quiere meterse en temas como la homosexualidad y por eso se rumorea que han frenado las carreras de muchos futbolistas con un futuro brillante pero que querían reconocer abiertamente la homosexualidad.

Los futbolistas homosexuales empiezan a salir en todo el mundo menos en España, que es un país muy tolerante y al que cada vez le importa menos la sexualidad de sus compatriotas. Pero el mundo del fútbol es extremadamente duro y cerrado y seguirá seguro con su homofobia durante mucho tiempo.