Sito Alonso, cesado como entrenador del FC Barcelona Lassa

El equipo de baloncesto del FC Barcelona no estaba cosechando los resultados deseados esta temporada, especialmente en Euroliga. Por ello, se ha tomado la decisión de que lo más adecuado es que Sito Alonso no permanezca al mando del banquillo azulgrana. Su sustituto temporal será Alfred Julbe, un veterano entrenador que hasta ahora se encargaba del filial.

Sin duda, los aficionados estaban bastante descontentos con la temporada. Con el tiempo se verá si el siguiente entrenador es capaz de enderezar el rumbo de este equipo, pero lo que estaba claro desde hace tiempo es que debía haber un cambio de rumbo, ya que la tendencia era bastante negativa y las dos últimas derrotas, frente a Milán y Baskonia, han hecho mucho daño.

A la segunda va la vencida

Se comenta ahora que en diciembre ya hubo un amago de dimisión por parte de Sito Alonso. Y es que la situación viene de lejos. Parece ser que no estaba del todo a gusto con el entorno, e incluso algunos de sus jugadores se mostraban aparentemente descontentos, tanto con él como con otros miembros del cuerpo técnico. Por entonces, se encadenaron seis derrotas consecutivas, algo que no sucedía en el Barça desde hace 50 años. El técnico trasladó a la directiva su preocupación y pidió que se echara a dos jugadores, Sanders y Koponen, o de lo contrario no continuaría como entrenador. Lo cierto es que al día siguiente ambos jugadores siguen en la disciplina del club, por lo que el maño se dispone a abandonar el club.

Si no se acaba bajando del barco entonces es porque entre el director deportivo y el presidente lo convencen, al mismo tiempo que una serie de victorias ayudan a apaciguar los ánimos. Sin embargo, cuando vuelven a llegar las derrotas, la herida se abre de nuevo. Aparentemente, su trabajo ha sido bueno, pero no existían los mimbres para conseguir resultados a corto plazo, sino que él miraba más a medio-largo plazo. Un error, porque en un club como el Barça todos sabemos que hay que ir sumando victorias y que las reconstrucciones deben hacerse sobre la marcha.